jueves, 30 de septiembre de 2010

Si hubiese elegido diferente

No me habría desvelado toda la noche por ti.

No te habría propuesto lo nuestro.

No te habría adorado.

No me hubieras negado.

No me hubieras odiado.

No te hubiera conocido.

No te me habrías acercado.

No te habría besado.

No te habría gustado.

No me habría dado cuenta en cómo iba a terminar.

No me hubieses alejado.

No te hubieses alejado.

No estaría escribiendo esta wea.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Siento poco

Cada vez siento menos la nostalgia o el añorar cosas mejores. No es que haya dejado de valorar estas cosas. Ahora sigo no más.

Ya no me quiero preocupar de situaciones que me quitan felicidad. Tampoco en personas que no me ayudan a conseguirla. No. Ya no quiero preocuparme de esas cosas, de verdad, quiero tranquilidad.

Tal vez eso signifique sentir menos. Pero no creo que sea así. Pienso que puedo salir adelante, puedo sentirme bien. Un poco más relajado, quizás...

Quizás...

Me han dicho (5)

"Sé que en el fondo, sigues siendo tú. El que alguna vez conocí..."

martes, 28 de septiembre de 2010

Me han dicho (4)

"Eres tan especial... tan diferente a todos. Eres como un trébol de cuatro hojas..."

Me han dicho (3)

"Dame tiempo para decirte te amo. Si ese tiempo no llega... entonces, déjame"

Me han dicho (2)

"Escuchas, escuchas?, mira... escucha mierda... cómo me hiciste enojar weón... contento, contento?"

Me han dicho (1)

"¿Qué?, de qué relación me hablas, aquí no hay ninguna relación!, todo fue... un par de tiradas no más"

lunes, 27 de septiembre de 2010

No fue como me lo prometiste

De repente el tiempo me ha de volver desconfiado. O menos iluso. Creo que lo último es firmemente más importante. Y lo está logrando. Algo me pasa que, ya no siento ese desespero, esas ganas de no ser odiado, dejado de lado, entristecido...

No. Eso no me está pasando.

Debe ser el tiempo solo, eso hace que te vuelvas más duro, menos dependiente. No cuento ni mis problemas, en cambio, los afronto, los encaro y he logrado cosas y las seguiré logrando. Porque nada fue como me lo prometieron.

Me dijeron tantas veces que me querían, que no me dejarían, que me necesitaban, que estarían ahí, que las cosas saldrían mejor, que no estaba solo. Todas esas palabras fueron caducas ante los hechos. Así de simple.

Y me hicieron, sin saberlo, mucho más fuerte. No importa que no se cumplan esas promesas que resuenan en mis recuerdos, lo importante es en lo que me convirtieron ahora.

Estoy sintiendo que estoy evolucionando.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Logro

Lo hice. Lo intenté. Me la jugué. Me fue bien... me siento tranquilo y estable ahora.

Por fin.

Ves.

Te dije que cuando sucediera, te lo contaría, fuera de la forma que sea...

Un pequeño paso para la tranquilidad que me embarga... ojalá dure mucho tiempo.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Dime adíos

No sigas con esto. No te das cuenta cuanto me afecta. Estoy seguro que en el fondo de tu corazón también es difícil para ti, porque si no, no entiendo el porque lo hiciste. Diste media vuelta, y no supe más de ti. Ni siquiera me dijiste adiós.

No te importaba poco. Dijiste tantas veces que me querías, abrazándome. Pediste tantas veces que no te dejara jamás, temblorosa. Y pasa esto. Porqué las personas quieren irse!

Protegerme?, cuidarme desde lejos?. No. No te das cuenta de lo que realmente significa que te hayas ido así de mi vida.

No tienes idea de cuánto te necesité. No. No tenía que poner una "batiseñal" para que te dieras cuenta. El verdadero apoyo llega por si mismo.

Al menos, me hubieses dicho adiós...

martes, 21 de septiembre de 2010

Intención

Intenté que saliéramos, intenté hacerte feliz, intenté preocuparme, intenté estar ahí.

Al final, aunque me esforzara nunca veía una sonrisa en tu rostro. Por un momento, en muchos momentos, pensé que desperdiciabas a alguien bueno en tu vida, pero... eso no lo puedo juzgar yo. Ni siquiera sé si fui tan bueno en realidad... lo único que sé es que todo lo que hice quedó en "intención".

No quisiste más que eso de mi.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Hay límites

Cuando simplemente no se puede hablar si no que solamente discutir, las cosas se vuelven insostenibles. Cualquier cosa se vuelve una discusión. Y se dicen cosas que no se quieren decir.

Bueno, esto último nunca lo he creído mucho que digamos, en realidad siempre decimos lo que pensamos. Que termine siendo doloroso es otro tema. Pero, si se vuelve repetitivo, entonces estamos en problemas.

Hay límites. Las personas deben tratar de entenderse, sobre todo si se quieren, ¿porqué entonces es tan difícil de conseguir? Puede ser rabia, puede ser hastío, puede ser de todo.

Siempre cuando llego a este punto (todos hemos llegado, todos llegaremos y todos seguiremos llegando) siento que las cosas se me escapan de las manos y siento como ya nada puede ser como antes y... sinceramente, siento miedo. Miedo de finalmente perderla, más que nada por mi responsabilidad. Más que nada, porque siento que en cierto sentido soy culpable de lo que pasa.

Y claro que lo soy. En realidad, lo somos.

Las peleas son de a dos, las discusiones son de a dos, los desacuerdos son de a dos. No hay ganadores ni perdedores, solamente hay gente herida...

Quedo mal después de una discusión, la otra persona pienso que también (no siempre). Es tan fácil izar una bandera blanca... intentémoslo, quieres?

sábado, 18 de septiembre de 2010

La Prueba de la Puerta

Esto lo escuché en la película "Una Historia del Bronx" y tal vez le sirva a algunas personas:

Si sales con una chica y la llevas en auto, hazle la prueba de la puerta. Es fácil. Abre la puerta del auto de su lado, esperas que entre y luego te das la vuelta por la parte de atrás. Obviamente, el lado tuyo del auto debe estar cerrado también, si la chica en cuestión no saca el seguro de tu puerta, ni siquiera se toma la molestia en hacerlo, entonces no habrá próxima cita. No vale la pena.

Es tan egoísta, que no piensa nada más que en ella y esta simple prueba lo demuestra. Si no pasa la prueba, olvídala.

Es sencillo. Y... funciona.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Dediqué una canción

Pocas veces he dedicado una canción. Por decir que... nunca. Bueno, casi. Una vez lo hice. Y con magros resultados.

Resulta que esa canción pertenecía a unos recuerdos "no muy gratos" para la chica en cuestión. Por tanto, me lo agradeció, pero me salió con otra historia entre medio que definitivamente no quería saber.

Y me dio pena, puesto que lo había hecho con las mejores intenciones y porque de verdad era lo que sentía. Pero esta chica era tan... no sé. Sentí que de verdad no lo agradeció. Así como muchas cosas que jamás agradeció.

En fin. Prefiero escuchar canciones que me recuerdan a alguien que realmente dedicarlas. Por si acaso, al menos, por ahora.

jueves, 16 de septiembre de 2010

No se vale buscar: Sólo encontrar

Algo parecido me han dicho últimamente. Y, como me estoy acostumbrando seriamente a esta situación apremiante, al parecer es la mejor opción.

En esta vida estamos acostumbrados a buscar las cosas, a esforzarnos a lograr todo lo que queremos. Pero... no siempre es así. A veces, las cosas solamente llegan. Oportunidades, momentos, personas... que no buscas. Cuando exactamente dejas de buscar, paf!, aparecen.

Suele sucederme.

Así que, ahora no espero nada, sigo adelante, hago mis propios planes y no espero nada. Esa es la actitud... que debe prevalecer, siempre. Siempre...

Así espero.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Por diversión

No tenías nada mejor que hacer que meterte conmigo. Por eso lo hiciste. Tal vez, fue porque querías equivocarte, oh claro. Por supuesto que pudo haber sido por eso. Es fácil saber cuando las cosas saldrán mal. Dejaste que me encganchara, lo permitiste, lo lograste, me heriste.

Por tu parte, todo fue coser y cantar. Nada del otro mundo, nada que te importara realmente. Me viste sufrir, te fuiste de mi.... y nada. Sólo pensabas en lo imbécil que fui al quererte demasiado, te hastiaste y seguiste adelante, dejándome atrás.

Te burlaste de mi. Me decías que era un patético, en frente de todo y cada uno que ni siquiera me conocía. Es eso lo que más te hacía gracia. Me dijiste tantas veces que "me dejara de joder". Eso fui para ti. Un imbécil que te jodía la pita...

Fui una mera diversión en todo sentido para ti. ¿Te gustó destruir mi corazón? ¿Te divertiste?

Qué bien por ti. En serio que sí.

martes, 14 de septiembre de 2010

En ese bus

Me sorprende que después de tantos años, aún lo recuerde. Seguramente, lo has olvidado por completo. El asunto es que, se dio la oportunidad en que nos quedaramos solos... y fue en un bus antiguo. Creo que fue por circunstancias que ahora no importa recordar, tanto como realmente importa recordar esto: estábamos solos.

Era el momento. Era un niño. Tú también eras pequeña. La única de los dos que quería tomar realmente la iniciativa. Yo, por mi parte (y como generalmente me pasa), no me daba cuenta de nada.

Hasta que llegó el momento en que nos quedamos solos y sentados uno al lado del otro. Este bus tenía unos brazos que se movían, así que lo moviste y quedamos aún más juntos. Y me miraste, con unos ojos coquetos. No atiné a nada. Pero fueron instantes tensos, fuertes... y con mucho cariño.

Fue bonito. Luego, pasó lo que tenía que pasar entre los dos (más temprano que tarde), pero ese día, fue genial saber que nada se presionó, sólo se dió el inicio de algo. De algo que pasó hace mucho, pero no deja de ser un bonito recuerdo...

lunes, 13 de septiembre de 2010

Gracias por no mentirme

Te vi muchas veces llorar por esa persona. Rabiar por esa persona. Y decir cuánto la querías... solamente miraba como cambiabas tus palabras, dependiendo si lo odiabas o si lo amabas.

Así me la pasé mucho tiempo. Sin saber que la verdad, muy dentro de mi, solamente quería que lo odiaras, que lo olvidaras y que vieras que la única persona que realmente te quería, era yo. En el fondo, también querías amarme. Lo sabía.

Hasta que pasó.

Los dos estábamos solos, uno contra el otro, mirándonos. Tu suave sonrisa y voz tenue acompañaba mi susurro. Eras la más hermosa en mis brazos y yo el más ansiosos en los tuyos. Me miraste suave y me dijiste que lo hicieramos... pero: tú no eras para mi. No me "merecías". Te seguí mirando fijamente, sabiendo que aún estabas con él, que nada me importaba, pero... esas palabras. Eran tan sinceras, que mi corazón no las pudo dejar pasar...

Y así fue. Te solté. Y miré al techo... y tú me abrazaste.

Gracias por no mentirme esa vez. aunque aún, a años de que eso pasara, sé que en el fondo queremos que se repita y ver qué nos decimos esta vez. Algún día será así...

sábado, 11 de septiembre de 2010

A un lado

Y pasó el tiempo. Sin remedio ni esperanza. Las cosas pasan por algo y esta no podía ser la excepción. Sea como sea, esto es lo que siento que realmente pasó:

Me empujaste. Me sacaste de tu vida. A pesar de que no quería que sucediese. Pensé que era bueno que yo estuviera en cada momento, cuando me necesitases. Pensé que era algo que valorabas.

Siempre en el "pensé". Estaba re equivocado...

Me di cuenta que era un cacho. Una molestia. Que no debería haberme acercado tanto a algo que no deseaba aferrarse a mi. Se notaba, siempre se notó, solamente que yo no lo quería ver, no me quería dar cuenta, qué se yo... Hasta que pasó. Hasta que la lejanía fue tal que comencé olvidando hasta porqué llegué a esta instancia.

Lo he dicho y pensado muchas veces. Estaré cuanto tiempo desees que esté ahí para ti. Si las cosas deben acabar de alguna forma, así será. Qué más puedo hacer si no me quieren en sus vidas?, así me hacen sentir!

Y siguen sin decirme nada.

He vuelto a lo de antes. Obviamente pasan cosas en mi vida, pero ya no las ando contando para sentirme reconfortado. Sólo pasan. No tengo confesores. Ni consejeros. Sólo ejecuto. Comando y ejecuto.

He vuelto a ser una máquina...

Espero que alguna vez pueda ver y saber de ti porque quieres que esté ahí. Si no, seguiré recordando lo que alguna vez fue. Y en algún momento, aunque ahora lo veo difícil... también olvidaré. Y será doloroso... tanto como perder este lindo sentimiento que está en mi y se está perdiendo, como se perdió desde que nació...

Me hiciste a un lado... y no pude hacer nada para sentir algo diferente.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Disturbed - Crucified

Otra de las canciones más potentes del nuevo disco de Disturbed, "Asylum", es Crucified, que trata cuando una decepción amorosa, que no veías venir, se avecina hacia ti y te sientes tan podrido, tan miseralbe, tan vulnerable... cuan crucificado ante el sufrimiento.

When others left before

I could never turn away
Now that it’s come to this
Is there nothing left to say?
I’ve never known before
Such exquisite suffering
As I watched you walk away
I gave into panicking
I can’t believe that
This is really happening
Am I really lost again?
Desperation drives me insane

I will focus all the pain
Right into your heart
Till it makes you blind
Till the faces of your former world
Have fallen from your sight
Till you’re mine and do the works
I tell no longer dominate your mind
I’m crucified

Cold and unwhole again
Crying out and questioning
Will I ever love again?
What’s the point of anything?
It takes a toll again
This is where the fun begins
Visions haunt me through the night
Now I’m dying for your sins
I can’t believe that
If you look me in the face
You can say there’s nothing left
Our silence drives me insane
I will focus all my pain

Right into your heart
Till it makes you blind
Till the faces of your former world
Have fallen from your sight
Till you’re mine and do the works
I tell no longer dominate your mind
I’m crucified

I cannot feel anything
And you’re ripe and hot
Although you’re married to the cross
Upon it I will remain
I can’t feel anything
Which inside is festering
You nearly took the cross
Upon it I will remain
I will focus on my pain

Right into your heart
Till it makes you blind
Till the faces of your former world
Have fallen from your sight
Till you’re mine and do the works
I tell no longer dominate your mind
I’m crucified

Till it makes you blind
Till the faces of your former world
Have fallen from your sight
Till you’re mine and do the works
I tell no longer dominate your mind
I’m crucified


jueves, 9 de septiembre de 2010

Háblame

Veo con congoja, como mi celular está muriendo. Su batería ya no dura lo de antes. Y tampoco es el de antes.

Recuerdo que lo mejor era recibir mensajes. O esas llamadas inesperadas, pero que eran las mejores. Ahora, lo miro y de a poco, cuando éstas terminaron, comenzó a morirse. Se apaga solo, no prende. Es una estúpida coincidencia, pero le está pasando, justamente ahora que...

Lo miro y espero que suene. Lo miro y espero que diga algo. Lo miro y veo como se apaga, tal y como le pasa a mi esperanza.

Es tonto, lo sé. Muy tonto...

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Disturbed - The Infection

Hace poco, mi grupo favorito, "Disturbed" sacó su nuevo disco titulado "Asylum", el cual he estado revisando todos estos días.

Una de las canciones más potentes (aunque, todas lo son) es "The Infection", la cual trata sobre como la depresión post-ruptura sentimental puede equipararse a una infección que debe ser errradicada de tu alma, de tu mente... de tu corazón.

Pero, mierda!, qué difícil y tortuoso es el puto proceso...

Acá va, Disturbed - The Infection:

In the back of my mind I can
Barely even remember when
There was nothing left to hide and
She had found her way inside then
I was forced to walk alone
Living in an empty home
All I wanted was to hide and
Try to numb the ache inside
And I’m still afraid of the lies
And a thousand voices share their
Laughter at my demise

Now if I am to survive
The infection must die
Murder the beast
That’s been eating me alive
The infection must die

Nothing left but a broken man
Terrified of everything
Nothing left of this foolish fright is
From memories slowly dialing
As he wakes again alone
Still a prisoner in his home
Ready to allow the dark to
Penetrate his broken heart
And he’s still afraid of the lies
And a thousand voices share their
Laughter at his demise

Now if I am to survive
The infection must die
Murder the beast
That’s been eating me alive
The infection must die

Come on, motherfucker

Now if I am to survive
The infection must die
Murder the beast
That’s been eating me alive
The infection must die
This is where I draw the line
This infection must die
I must be released from this demon of mine
The infection must die
The infection must die


martes, 7 de septiembre de 2010

Lentes

Era la primera vez que conversábamos. Extrañamente, aún te recuerdo. Sentada en la banca, con tus lentes de Sol. Exactamente así. Creo que andabas con algo amarillo también, tal vez tu polera. Y hablamos.

Debo decir que, al principio, no me daba mucha confianza el asunto. Como fuiste tú la que me buscó en primer lugar, era lógico. Sobre todo tomando en cuenta que tú me buscaste y no sabía exactamente para qué.

Y conversamos.

Las cosas que hablamos, actualmente ya no tiene sentido recordarlas. De ahí, jamás pensé que pasarían tantas cosas.

Hablamos más, peleamos otro tanto, nos quisimos un poc también entre medio. Muchas cosas en realidad. Tantas que comienzan a difuminarse. Simplemente porque ya pasaron. Y ahora, cada uno por su lado, con su suerte y oportunidades.

Me encantaría saber realmente... nah. Olvídalo.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Una decisión que acarrea cambios

Así como decidí comenzar algo que, en definitiva y viéndolo fríamente, me ha traído bastantes beneficios, me he dado cuenta que ya ha sido demasiado tiempo al estar acá. Ha durado demasiado. Y no veo que las cosas vayan a mejorar, como es lo lógico luego de tanto.

No veo que mejoren.

Intentaré que las cosas cambien. Puede ser para mejor, aunque sea por poco, o darme cuenta que seguirán igual y que debo partir como siempre tuve en mente, pero no lo hacía por la estabilidad que había conseguido en todo este tiempo.

Tal vez necesito un pequeño remezón que siempre viene bien.

Puede que no sea lo correcto al 100%, no lo sé. Pero sé que al menos, puedo decir que lo intenté. Y eso me dejarará conforme. Mientras tenga el apoyo de quienes me quieren, todo estará bien.

Todo estará bien. Aunque las cosas cambien mucho. Mucho. De hecho, no sé a estas alturas qué fue lo que sucedió finalmente, pero, confío en que fue lo que de verdad tenía que pasar.

Lo que tenía que pasar...

domingo, 5 de septiembre de 2010

Definitivamente, es otro cielo

Tú no naciste para conocerme. Y vice versa. Fue una mala decisión, fue un desajuste, fue una tragedia. Pero, fue. Es lo que nos queda. Nos queda solamente el pasado que no podemos cambiar aunque quisieramos.

Fueron momentos tensos, oscuros, depresivos, enfermizos. Momentos que tratamos de dejar atrás, pero que también nos ayudaron a entender qué nos pasa hoy. Que nos ayuden a entender y resolver los problemas de hoy, el ahora.

Me ha resultado, debo reconocerlo.

He aprendido mucho de las caídas, del sufrir, de la incertidumbre, de la lejanía y de la decepción, esta última, que cruza y almacena todos esos sentimientos y más. Puedo decir que, con mucha certeza, siento que las cosas siempre van a ser mejor... aunque sufra...

Ahora, me gustaría decirte que también contigo aprendí. A valorarme, a acercarme a aquellos que quieren estar a mi lado. Etc. Sé que será imposible siquiera decirtelo, ya que no seré recibido como antes, con esa euforia y alegría que fingías tener al verme.

Definitivamente, es otro cielo. Mi futuro incierto y el tuyo que jamás conoceré, lo serán.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Esperando

Bueno, hoy nos quedamos de juntar. Es el mismo lugar de siempre, curiosamente me lo sé de memoria, como si fuera parte de mi hogar. Es que, nos hemos visto tantas veces ya, que no sé diferenciarlo. En eso pienso mientras te espero lo más paciente que puedo.

Siempre te espero pacientemente en realidad. Jamás pienso que llegarás antes, no, no, no. Es parte de ti que no llegues a tiempo, creo que ya me acostumbré. No me queda otra que hacerlo en realidad... eso me da libertad de que, cuando sea yo el que se atrace, no habrá ningún problema.

Sigo escuchando música mientras veo a la gente pasar. Va y viene. Más va, que viene. Lo que es, por decirlo menos, curioso. Sigo mirando hacia la dirección en que se supone que siempre llegas. Nada. Está bien.

Es normal.

Me pongo un poco nervioso. Obvio. Casi te veo llegar. Parece que ahí vienes... despacio y cabisbaja.

Lo sé. Es difícil terminar con alguien. De verdad, lo sé.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Lo tuviste al frente todo este tiempo.

Te veía llorar tantas veces. Te veía enrabiarte en innumerables momentos. Te veía sonrojarte un par más. Nunca te diste cuenta a quién tenías al frente.

Alguien bueno. De verdad, que te quería de corazón. Hubiese (y de hecho, hacía) cualquier cosa por ti. Era evidente. Quería verte bien, que estuvieras y te sintieras realmente bien. Cualquiera podía darse cuenta que era buena persona. Cualquier lo valolaría.

Evidentemente, a veces, no vemos lo que está justo al frente.

Y como todo en la vida, se desperdició. Estaba ahí, lo que buscabas, lo que querías... estaba ahí.

No. No lo notaste nunca. Al final, todo eso desaparecerá... todo lo que pudo nacer, todo lo que se pudo construir, desaparecerá...

Desaparece.

Desapareció.

Hace tanto tiempo que pasó, que el presente, pasado y futuro se confunden en mi mente... se confunden de verdad.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Imposible recordarlo

Cuando me pongo a pensar en todas las veces en que la pasamos bien, en todas las veces en que fue genial estar juntos, en todos esos momentos atesorables...

Me es sencillamente imposible recordarlos.

Un día, me puse a pensar. Me puse a pensar las veces que la pasamos bien, fue una estupidez en realidad. Era para saber porqué sentía lo que sentía.

No encontré una razón que se trate sobre eso. Nunca la pasé muy bien contigo... será más bien que eran casi puros problemas, jajaja, eso último sonó gracioso...

Casi puros problemas.

Intenté que la pasaramos bien, eso no lo niego. Aunque dificilmente pusiste de tu parte. Lo que dificultó el asunto notablemente. Y por eso, porque nunca quisiste que las cosas se dieran de la mejor forma, me fue imposible recordar un gran momento contigo...

Lo que me dejó aún más dudas. Muchas dudas...