jueves, 19 de febrero de 2009

Prozac - Cap. 3


Hora de mi fluoxetina. Necesito de ella. Mil veces mejor que cualquier polvo mágico. Eso sí, no mejor que un buen polvo. Luego de tomar mi agua especialmente traída de Europa, la cual no contiene sales minerales que dañan las paredes del estomago, ya que la misma pasa por numerosos procesos especiales que hacen que se purifique en su estado máximo... me dirigo hacia mi escritorio solamente para contemplarlo. No tengo ganas de trabajar hoy.

Tal vez sea porque empecé agitada mi mañana y mi hora de almuerzo fue bastante fuera de lo común. Pero fuera de aquello, creo que debo buscar algo en qué distraerme. Tomo mi chaqueta y parto. Total, soy el jefe. Puedo hacer lo que se me dé la puta gana.

En mi auto automático comencé a observar a los transeúntes que pasaban. Mayoría mujeres. La mayoría, apetecibles. Deliciosas. Debería estar con cada una de ellas. Así lo deseaba, era irrefrenable, debía tenerlas. No me quedó más remedio que visitar el colegio en el que siempre estaciono cuando siento el mismo deseo animal. Ahí está ella. La mejor alumna de ese céntrico colegio católico. Y también la que tiene la más suave entrepierna.

Esa chica no parece de 18. En realidad, se siente de mayor experiencia. No sólo físicamente, notablemente puedo afirmar que es una excelente oradora (en todo sentido) y muy reflexiva. Y nunca me molesta. No hace problemas. Lo recomendable para alguien como yo.

Estaba esperando en la misma esquina. Ella sabe que una vez a la semana me vienen las ganas innegables de romper su ropa interior con el ímpetu y las ganas de un quinceañero. Subió a mi auto disimuladamente, aunque noté ciertas miradas envidiosas de algunas apoderadas que saben que soy un tipo exitoso y además insaciable en la cama. Por lo menos sus hijas eso le deben contar.

Se subió y de inmediato tocó mi paquete. Duro. Fuerte. Ella sabía qué hacer. No tan rápido. Lo mejor aún no empieza.

Me empezó a hablar en el oído mientras viajábamos. Me hablaba de las ganas que tenía de no parar de cabalgarme mientras recitaba un poema de De Rocka. Le dije que ese tipo me apestaba porque bien sabido es que se llevaba pésimo con Neruda. Así que me calenté aún más.

Llegamos al lugar de siempre. Me contó algo de que le quedaban pocos meses de colegio y que, ser mayor de edad era más que cumplir 18. Casi me dio la lata. Menos mal la hice callar con un fuerte beso con lengua. Fue delicioso. Tocame. Muerdeme. Aprietame. Lastimame. No pares... (continuará)

1 comentario:

Anwar A.K.A Felipe dijo...

Interesantes tus capítulos

Saludos desde:

http://cinemaworldycomics.blogspot.com/